Jóvenes son más perfeccionistas que décadas atrás, pero está en riesgo su salud mental

Durante las últimas décadas los científicos han detectado un aumento en jóvenes universitarios en tendencias perfeccionistas, que se manifiestan en la perfección corporal, estudios y trabajo. Esta práctica se viene dando desde 1980, algo que preocupa a los psicólogos por el impacto mental y emocional que causa en los estudiantes.

El estudio fue realizado por el York St John University y publicado en el Psychological Bulletin que realizó sus investigación sobre la base relativa de a 41.641 estudiantes estadounidenses, británicos y canadienses, quienes respondieron el test de cambios generacionales del perfeccionismo desde fines de la décadas de los ’80 y hasta el 2016.

Loa científicos midieron tres tipos de perfeccionismo: el orientado hacia sí mismo, entendido como el deseo irracional de ser perfectos; “preesctiro socialmente” la percepción de expectativas excesivas por parte de los otros; y finalmente el orientado hacia el otro, que nos hace tener estándares poco realistas en los demás.

Los tres indicadores tuvieron un aumento de un 10%, 33% y 16%, respectivamente, durante el período de estudios de jóvenes universitarios, donde el más alto corresponde al perfeccionismo “preescrito socialmente”.

Influencias de las redes sociales

Aún no hay certezas de las razones de este comportamiento, sin embargo el primer responsable de estas tendencias son las redes sociales. Los jóvenes están sometidas a una gran presión en las redes sociales donde permanentemente están movilizados por el deseo de perfeccionar sus mentes, cuerpos, estudios y trabajos.

Thomas Curran, autor principal del estudio explicó el fenómeno “Los jóvenes de hoy compiten el uno con el otro para satisfacer las presiones de la sociedad y tener éxito, y experimentan además que el perfeccionismo es necesario para sentirse más seguros, socialmente conectados y valorados”.

Según los investigadores, esta tendencia hacia el perfeccionismo puede estar afectando la salud mental de los estudiantes, traduciéndose en la alta tasa de depresiones, ansiedad e incluso pensamientos suicidas que se han registrado durante la última década.

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *