Piromanía: ¿qué lleva a una persona a generar incendios de manera intencional?

Diversos incendios han afectado a todo Chile en los últimos días. Debido a la gresividad de los siniestros y los distintos focos incendiarios crecen las sospechas de que varios de ellos podrían ser intencionales o, en otras palabras, producidos por el hombre.
De hecho, un video que circuló ayer en redes sociales mostró cómo un menor prendía fuego en unos pastizales.

Pero, ¿qué puede llevar a una persona a generar un incendio de forma intencional? La psiquiatría intenta explicarlo a través de una tendencia patológica o enfermiza a provocar incendios, comúnmente conocida como piromanía.
El Dr. Claudio Fullerton, psiquiatra de Clínica Universidad de los Andes, explica que “un pirómano es un sujeto que presenta la conducta de provocar fuego de manera intencional y patológica, como expresión de una falla en el control de los impulsos”.
Según el especialista, el cuadro parece ser poco corriente en la población general, pero se ha encontrado con mayor frecuencia entre personas con algún diagnóstico psiquiátrico.

Las características necesarias para hacer el diagnóstico incluyen:
– El acto propiamente tal de encender fuego.
– El que la persona sienta tensión previa a la acción.
– Que el individuo presente interés, curiosidad y fascinación por el fuego y todo lo relativo a éste.
– Que la persona sienta placer, gratificación o alivio de la tensión, cuando enciende el fuego u observa las secuelas de un incendio.

Fullerton indica que “es importante considerar que la motivación para encender el fuego no es en respuesta a alucinaciones auditivas ni ideas delirantes. Tampoco lo hace por alguna ganancia, o siguiendo a alguna ideología, ni por venganza. Ni tampoco debido al efecto de sustancias como drogas o alcohol”.
Entonces, ¿por qué se genera esta conducta? El Dr. Fullerton señala que hasta ahora no es clara la razón de este comportamiento.
Los sujetos refieren una necesidad por encender fuego, la que solo a veces es gatillada por aburrimiento, estrés o conflictos interpersonales. Además indica que este trastorno afecta más a hombres y suele iniciarse en la adolescencia, volviéndose cada vez más frecuente y planificado.
“Los sujetos actúan sin consideración del riesgo para la vida de otras personas o el daño que puedan causar. Sólo algunos se muestran afectados por las consecuencias de su actuar y llegan a pensar en el suicidio como una forma de controlarse”, indica el psiquiatra.
Tratamiento
Según el especialista, si no se realiza un tratamiento el cuadro es crónico. Por otro lado, “lamentablemente no existe suficiente información sobre la real utilidad de los tratamientos ensayados. Tanto los medicamentos como la psicoterapia han reportado resultados variables”.
“Algunas personas que han dejado de tener la conducta, han debutado con otros trastornos del control de los impulsos, como el juego patológico”, indica Fullerton.

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat