EPOC: la mortal enfermedad que amenaza la vida de las fumadoras

El doctor Felipe Rivera, especialista broncopulmonar de la Universidad de Chile y la Clínica Dávila, indicó que “en Chile, la EPOC afecta al 16% de la población, lo que equivale a 2 millones ochocientas mil personas, principalmente adultos entre los 50 y 60 años, generando aproximadamente 2 mil muertes al año”.
Las mujeres manifiestan una forma más severa de la EPOC
Por su parte, el doctor Peter Calverley, ex presidente de la British Thoracic Society y miembro del Comité Ejecutivo de las guías GOLD para el tratamiento la EPOC, quien estuvo en Santiago en agosto de este año, señaló que “siempre pensamos en la EPOC como una enfermedad de hombres porque en muchas sociedades eran los hombres los que fumaban; sin embargo, muchas mujeres están fumando y están desarrollando EPOC como resultado de su hábito tabáquico“.
Y agregó: “Si bien la proporción en Sudamérica entre hombres y mujeres sigue siendo 70%-30%, el tabaquismo en las mujeres está empeorando y está aumentando más que en los hombres”.
Con respecto a las personas que no fuman, pero que pueden desarrollar EPOC, comentó que “muchas de las personas que tienen exposición a los combustibles de la biomasa son mujeres y, en comunidades rurales en Sudamérica, o en otros países como China, se encuentra que las mujeres tienen esta enfermedad con la misma frecuencia o, incluso, con mayor frecuencia que los hombres. Las mujeres pueden desarrollar EPOC y frecuentemente tienen una manifestación muy grave de la misma”.
En ese sentido, el especialista agregó que “las mujeres se quejan de más síntomas y tienen más idas al hospital que los hombres; además, reportan una peor calidad de vida si tienen EPOC. Es justo decir que presentan una forma más severa y más grave que los hombres”.
Toser no es un signo de salud
Por otro lado, el doctor Rivera afirmó que “la primera manifestación de esta enfermedad es la disnea o ahogo, por la cual la persona comienza a cansarse con las actividades de su vida diaria como caminar, para luego comenzar a sufrir una tos crónica acompañada de flemas (expectoración con mucosidad), a lo largo de todo el día”.
Asimismo, si bien cualquier persona puede resfriarse y empezar a toser y producir esputo o flema por un par de días y, si es muy grave, por dos semanas, “si se extiende más allá y no desaparece y si la persona está tosiendo sin tener un resfrío obvio que explique esta condición, debe ir al médico a ver qué está pasando. Si la persona tiene una tos crónica, eso no es normal”, detalló el miembro del Comité Ejecutivo de las guías GOLD para el tratamiento la EPOC.
De la misma forma añadió que “muchas personas piensan que es sólo una tos o que como se están envejeciendo esperan presentar cierta falta de aire o disnea, no poder ir a hacer sus compras, o evitar subir escaleras porque están viejos, pero eso no es así”.

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *