Los smartphones se van a extinguir y no vas a creer lo que viene después.

¿Te acuerdas cuando le echaste muchas ganas a tu cuenta de Hi5 porque asumiste que la tendrías siempre? ¿O cuando no querías que nada le pasara a tu iPod pero probablemente ahora está arrumbado guardando polvo? Pues todo cambia, especialmente la tecnología, y los smartphones no son la excepción.

Lo que va a pasar, en un periodo largo, es que adaptaremos la tecnología a los objetos cotidianos y luego a nuestro cuerpo. Así es, eventualmente nos convertiremos en cyborgs.

El concepto de Internet de las cosas se refiere a la adaptación de todos nuestros objetos para que estén conectados a la web. Algunas de estas cosas ya podemos vivirlas, como la inteligencia artificial de Google que puede hacer llamadas por ti o las casas inteligentes que tienen controles a distancia para la luz y la temperatura.

Pero, también es posible hacer adaptaciones tecnológicas a los seres vivos: «Es posible colocar sensores pequeñísimos en plantas, animales y fenómenos geológicos y conectarlos a Internet», explica el experto en tecnología Dave Evans.

De hecho, Elon Musk lanzó una compañía para que este proceso avance. Neuralink se enfoca en desarrollar interfaces para conectar a los humanos y a las computadoras por medio de modificaciones cerebrales.

En su página web Neuralink afirma que no se necesita experiencia en neurociencia sino que se buscan científicos con habilidades excepcionales, lo cual suena emocionante pero a la vez aterrador.

Sin embargo, es muy poco lo que podremos hacer para detener este proceso que poco a poco se va normalizando. El futuro es hoy, ¿oíste, viejo?

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *