Viajar en el tiempo es matemáticamente posible.

Uno de los temas que más fascinación genera sin duda es el de los viajes en el tiempo. Ya sea para cambiar el curso de los hechos o sencillamente para vivir en otra época, lograr este objetivo resulta sumamente atrayente para muchos.

Y aunque puede sonar como una idea sumamente alocada e irrealizable, algunos expertos en física creen que no es tan descabellado como podríamos pensar.

Uno de ellos es Ethan Siegel, astrofísico del Lewis and Clark College, quien en un reciente artículo explicó que viajar en el tiempo no rompería con ninguna de las leyes de la física teórica.

Tal como recoge el sitio de actualidad Forbes, Siegel sostiene que para lograr esto se tiene que conseguir que una fluctuación cuántica de energía positiva y una negativa se conecten, para así crear un agujero de gusano.

Si bien para esto se hace necesario encontrar la energía negativa, que el experto señala que aún no ha sido descubierta, todo indicaría que sí existe.

Lo interesante es el rol que cumple la relatividad en esto. Si viajas a la velocidad de la luz, experimentas un fenómeno conocido como dilatación temporal.

Tus movimientos a través del espacio y tiempo están relacionadas a esta velocidad: cuanto mayor sea tu movimiento a través del espacio, menor será tu movimiento en el tiempo.

“Imagina que tu destino está a 40 años luz, y tienes la capacidad de viajar a velocidades increíblemente rápidas. Si te subes a una nave espacial y viajas a la velocidad de la luz hacia esa estrella, llegas y luego te regresas a la Tierra, notarás algo”, precisó el experto.

“Debido a la dilatación temporal y la contracción de longitud, podrías llegar a tu destino en apenas un año, y luego volver en otro año. Pero en la Tierra, podrían haber pasado 82 años”, agregó.

Dicho de otro modo, Siegel argumenta que los elementos necesarios para crear un vehículo transtemporal ya están, solo que hay que dar el gran paso.

Sin embargo, y aunque la idea suena bastante atractiva, lo cierto es que esta teoría tiene algunos problemas que se deben considerar.

Por ejemplo, si quisiéramos ir al año 1950, no sería posible. La única forma de hacerlo sería que los científicos de aquella época lanzaran un extremo del agujero a un viaje de 67 años que estaría terminando justo ahora.

Si así fuera el caso, podríamos movernos hacia ese año. Lamentablemente, y por lo que se sabe, esto no ocurrió.

Además aún no se ha encontrado la manera de construir un agujero de gusano de estas características. De hecho, ni siquiera se ha descubierto la energía negativa.

 

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *