SENDA llamar a tomar conciencia en el Día Mundial sin Alcohol

En el marco del Día Mundial sin Alcohol, el director regional del Servicio Nacional de la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), Alejandro Aguirre Campusano, hizo un llamado a tomar conciencia respecto a los peligros del consumo abusivo de alcohol, considerando que es uno de los principales problemas de salud pública en Chile.

“Nuestro país tiene el mayor nivel de consumo de América Latina, con 9,6 litros per cápita, lo que se traduce en una serie de externalidades negativas para la población”, explica la autoridad.

Aguirre, agregó también que uno de los objetivos de Senda es sensibilizar sobre las pérdidas personales, los daños sociales y los problemas de salud que produce el consumo abusivo de alcohol, además de Informar sobre los riesgos y herramientas disponibles para prevenir el consumo, especialmente en niños, niñas, adolescentes y embarazadas, así como los dispositivos disponibles para rehabilitarse e integrarse socialmente.

SENDA cuenta con una red de tratamiento a lo largo del país, a la cual pueden acceder de manera gratuita los usuarios de Fonasa. También, tiene a disposición de la comunidad, el teléfono 1412, número anónimo y gratuito disponible las 24 horas del día desde celulares y teléfonos fijos.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que un trago estándar contiene aproximadamente 10 gramos de alcohol puro. Sin embargo, el trago estándar que habitualmente se sirve en Chile contiene cerca de 14 gramos de alcohol puro, lo que refleja un patrón de consumo altamente riesgoso:

-55 gramos de alcohol puro por día de consumo: Este es el promedio que consumen los chilenos por día de consumo, lo que se asocia a embriaguez. Esto equivale a 5 tragos estándar OMS o 4 tragos estándar de Chile.

-9,6 litros de alcohol puro per cápita: Chile es el país con el mayor consumo de alcohol per cápita en América Latina.

-1,6 días promedio: Se concentra todo el consumo de alcohol de la semana, es decir, un patrón riesgoso de consumo de alcohol.

-Los jóvenes chilenos (15-24 años) beben en promedio 8 tragos estándar (112 gramos de alcohol puro aproximadamente) cada día de consumo.

En cuanto a los tipos de consumo:

-Consumo de bajo riesgo: Es un nivel que se considera “más seguro” o de “menor riesgo” respecto de consecuencias negativas o daños. El consumo de alcohol nunca es totalmente seguro. Sin embargo, si una persona decide beber, para que su consumo de bajo riesgo siempre debe: beber máximo 20 gramos de alcohol puro por día de consumo. Esto equivale 2 tragos estándar OMS  o 1 trago estándar chileno; consumo semanal inferior a 100 gramos de alcohol puro. Esto equivale a 10 tragos estándar OMS o 7 tragos estándar chilenos; y nunca debe consumir alcohol en días consecutivos. Es decir, debe “descansar” un día de consumo de alcohol.

-Consumo intenso (Binge drinking): El consumo riesgoso relaciona con una cantidad de consumo en un corto período de tiempo: más de 5 tragos en un mismo día para hombres y más de 4 tragos en un mismo día para mujeres (50 gramos para hombres y 40 gramos para mujeres): 2 de cada 3 escolares que bebieron alcohol en el último mes tuvo al menos una borrachera o episodio de embriaguez; en población adulta, el 43% de quienes bebieron alcohol en el último mes tuvo al menos un episodio de embriaguez.

-Consumo Perjudicial / Dependencia. El perjudicial es una forma de consumo que afecta la salud física o mental. Suele dar lugar a consecuencias sociales adversas de varios tipos.  La dependencia, en tanto, son manifestaciones fisiológicas, de comportamiento y mentales en el que el consumo adquiere la máxima prioridad para el individuo, mayor incluso que cualquier otro tipo de comportamiento de los que en el pasado tuvieron el valor más alto.

En cuanto a los costos para la vida de las personas: Una de cada 10 muertes en Chile es atribuible al consumo de alcohol, lo cual equivaldría a 2.831 personas que mueren a los 40 años, en plena edad productiva.

8.788 personas quedarían discapacitadas en anualmente a los 40 años debido al consumo de alcohol.

1 de cada 5 muertes en accidentes de tránsito ha tenido como causa el consumo de alcohol, ya sea en el conductor o en el peatón.

50% de las muertes en la población joven (15-29) es atribuible al fenómeno del alcohol

En relación a los problemas sanitarios hay que recordar que el consumo de alcohol se ha asociado a más de 60 problemas de salud, incluyendo aquellos problemas que tienen atribución causal completa: dependencia de alcohol, intoxicación alcohólica, gastritis alcohólica, daño hepático alcohólico, entre varios), o bien atribución causal parcial (cáncer de mama, cáncer hepático, cáncer esofágico, epilepsia, hipertensión, accidente cerebrovascular hemorrágico, pancreatitis aguda, entre otros.

La dependencia de alcohol es la cuarta causa de la pérdida de años de vida saludables (AVISA) y responsable directa del 4% del total de muertes en el país.

El consumo de alcohol es responsable de 12% del total de la carga de enfermedad, duplicando al siguiente factor, que es el sobrepeso con 6,3%, y a la presión arterial elevada con 5,6%.

El último estudio de costos del consumo de alcohol en Chile (1998) señaló que los costos derivados del consumo de alcohol para el país ascendían a US$3 mil millones. Esta cifra casi cuadruplica los ingresos que, como actividad económica, representa la industria del alcohol.  Si dicha actividad generó US$ 59 per cápita al año, el consumo de alcohol implicó gastos de US$ 210 per cápita al país.

Existen personas que son más susceptibles a los riesgos relacionados con el consumo de alcohol y, por lo tanto, no deben beber.

-Niños, niñas y adolescentes: La adolescencia es la edad en que más frecuentemente se produce el inicio del uso y abuso de alcohol y otras drogas, y se aumenta el desarrollo de dependencia en la edad adulta. Los adolescentes tienen mayor tendencia al abuso de múltiples sustancias que los adultos. El consumo de alcohol a temprana edad se asocia fuertemente con la alteración del desarrollo cerebral; un mal desempeño escolar, mayor probabilidad de deserción escolar; disminución de la satisfacción vital y los logros, entre otros.

-Embarazadas: La ingesta de alcohol en mujeres embarazadas afecta el desarrollo fetal y posterior del niño. Se estima que entre 20% y 65% de las mujeres ingieren alcohol en algún momento durante la gestación y que 5% a 10% lo hacen en niveles suficientes como para poner al feto en riesgo. Entre las consecuencias más importantes se encuentra el retardo mental, síndrome alcohólico fetal, bajo peso al nacer y déficit del crecimiento; los niños con síndrome de alcoholismo fetal, como una de las consecuencias más graves de la ingesta de alcohol, tienen daño cerebral, deformidades faciales y déficit de crecimiento; los defectos del corazón, el hígado y los riñones también son comunes, así como también de la visión y audición. Asimismo, las personas afectadas por este síndrome tienen dificultades con el aprendizaje, la atención, la memoria y la resolución de problemas.

-Conductores: Más de 4.000 accidentes de tránsito están asociados al consumo de alcohol en la conducción, de acuerdo a estadísticas de Conaset. Sólo en 2015, 152 personas fallecieron en accidentes de tránsito asociados al consumo de alcohol en la conducción. El consumo de alcohol reduce la percepción visual, disminuye la capacidad de atención y deteriora la función psicomotora, afectando la coordinación y la capacidad de reacción. A medida que aumenta la tasa de alcoholemia, el riesgo de accidente se incrementa exponencialmente.

About The Author

Related posts